Karaoké Moliendo Cafe Julio Iglesias

Karaoké Moliendo Cafe Julio Iglesias

3:48
Tonalité identique à l'original : Lam

Lire le karaoké de Moliendo Cafe

Paroles de Moliendo Cafe

Cuando la tarde languidece renacen las sombras
Y en la quietud los cafetales vuelven a sentir
Que son triste canción de amor de la vieja molienda
Que en el letargo de la noche parecen decir
Cuando la tarde languidece renacen las sombras
Y en la quietud los cafetales vuelven a sentir
Son triste canción de amor de la vieja molienda
Que en el letargo de la noche parece decir
Una pena de amor una tristeza
Lleva el sambo Manuel en su amargura
Pasa incansable la noche moliendo café
Y cuando la tarde languidece renacen las sombras
Y en la quietud los cafetales vuelven a sentir
Que son triste canción de amor de la vieja molienda
Que en el letargo de la noche parece decir
Cuando la tarde languidece renacen las sombras
Y en la quietud los cafetales vuelven a sentir
Que son triste canción de amor de la vieja molienda
Que en el letargo de la noche parece decir
Cuando la tarde languidece renacen las sombras
Y la quietud los cafetales vuelven a sentir
Que son triste canción de amor de la vieja molienda
Que en el targo de la noche parece decir
Una pena de amor una tristeza
Lleva el sambo Manuel en su amargura
Pasa incansable la noche moliendo café
Cuando la tarde languidece renacen las sombras
Y en la quietud los cafetales vuelven a sentir
Que son triste canción de amor de la vieja molienda
Que en el letargo de la noche parece decir
Y en el letargo de la noche moliendo café

Toute reproduction interdite

Voir les paroles Signaler une erreur dans les paroles

Signaler une erreur dans les paroles

Envoyer Annuler

Discuter de Moliendo Cafe

Connectez-vous pour laisser un commentaire.

Vous aimerez peut-être...

Addicted rendu célèbre par Amy Winehouse
Adiós al ayer rendu célèbre par Los Modulos
Sally rendu célèbre par Vaya Con Dios
Las tres de la noche rendu célèbre par Los Iberos
El de los ojos negros rendu célèbre par Sparx
The Blue Cafe rendu célèbre par Chris Rea